Rock You Babe | Music is our life!

Rock You Babe
Music is our life!



Entrevistas

11 junio, 2018

Sôber: “Ha sido difícil pero se ha sacado un disco muy épico”

Más artículos de »
Escrito por: Rock You Babe
Etiquetas:
Söber

Con motivo del 15º aniversario de su disco ‘Paradysso’, Söber se ha lanzado a hacer una revisión en clave sinfónica, ‘La sinfonía del Paradysso’, una muestra más de su estilo y buen hacer en la que ha colaborado la Orquesta de Cámara de Siero, OCAS.

Lo presentaron en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid en febrero y están muy orgullosos del resultado. Las buenas críticas les persiguen y no es para menos. Tremendo discazo el de los madrileños.

¿En qué momento se os ocurre hacer esta revisión de Paradysso?

Carlos: Realmente era un proyecto que ya rondaba nuestras cabezas hace tres años. Paradysso es un disco que forma parte de la banda sonora de nuestras vidas y en él ya había un cuarteto de cuerda. Ya empezamos un poco a rocketear con esos instrumentos tan sinfónicos… Y hace tres años conocimos a Manuel Paz. Un gran amigo nuestro nos lo presentó y a partir de ahí surge una alianza para hacer algo, no sabíamos todavía el qué, pero nos llama para poder hacer dos canciones en acústico para un tema benéfico por el pueblo saharaui en Oviedo. Es ahí donde vemos que también encima del escenario surge esa chispa. A partir de ahí empieza también la comunicación con Javier Blanco, que es el arreglista, y le proponemos hacer esa revisión de ese disco que había sido tan emblemático y que las canciones seguían vivas, seguían en nuestro repertorio. A la hora de revisarlo, hemos querido regrabarlo entero, empezar de cero con esa orquesta y hacer una deconstrucción de las canciones. No queríamos añadir una orquesta a algo que ya había.

Hace ya mucho desde que salió a la venta el álbum de origen, pero ¿cómo recordáis ahora aquel lanzamiento?

Carlos: Pues ese lanzamiento fue espectacular porque fue algo que no se había hecho nunca, que era hacer un concierto el día de la salida del disco. Lo hicimos en Aqualung y la gente no lo había oído. No es como ahora, que se filtran canciones y tal. Realmente era algo anecdótico y se llenó. Yo creo que había ganas de Söber, llevábamos tiempo sin sacar nada y había una compañía discográfica que estaba apostando. El grupo se había ido a Estados Unidos a mezclar con un gran productor. En el fondo, se estaba gestando algo que explosionó con la salida del disco y yo creo que tuvo muchísimo que ver con el lugar donde estamos hoy.

¿Qué aporta esta nueva contribución de la sinfónica OCAS al sonido inicial?

Manu: Sobre todo, es dar una vuelta de tuerca a Paradysso. Es un disco que aunque hayan pasado 15 años sigue sonando actual y sigue teniendo una fuerza muy importante dentro del rock. La orquesta lo que ha conseguido es que los temas vuelvan a crecer de nuevo. Paradysso ya funcionaba, pero al hacer unos arreglos tan preparados y tan personalizados para cada tema, han vuelto a crecer. 15 años después, te vuelven a dar esa sensación de energía y de un tema fresco.

Organizasteis una pre-escucha a la que pudieron asistir en exclusiva 25 fans de Söber. ¿Cuáles fueron las sensaciones?

Carlos: Realmente fue espectacular. Yo me tuve que secar las lágrimas en varios momentos. Lo hicimos en Área 51, que ha tenido muchísimo que ver porque toda la parte audiovisual y ese documental que se ha hecho contando cómo se ha gestado ese proyecto tuvimos la suerte de poder presentarlo en un cine muy exclusivo. La gente estaba sentada en sus butacas oyendo el disco con un sonido en condiciones. Yo miraba la cara de la gente, que estaba un poco como diciendo: “¿Qué cojones es esto?” Porque quizá un disco sinfónico no tenemos un precedente en estudio, siempre han sido discos de directo en los que se busca la grandiosidad y que el público lo arrope.

Nosotros lo que buscábamos era lo contrario, que siguiese teniendo esa pegada y esa cercanía, pero que a la vez sinfónicamente tuviera una amplitud muy grande a nivel armónico. Entonces, se oían todos los detalles, la contundencia de un bombo, de un grave, pero las melodías se seguían respetando. Y ver la gente que venía desde Murcia, desde Barcelona, que habían cogido un vuelo, que otro había venido en BlaBlaCar, ver esa emoción de la gente -que ya no somos tan jóvenes y tenemos nuestras vidas-, ver que olvidan todo y quieren estar ahí… Quisimos compartir con ellos, tomar una cerveza y ver cuáles eran sus primeras impresiones. Para un grupo ver cómo lo capta ese público que te ha seguido tantos años es muy importante. Se me caían las lágrimas porque son canciones que las has hecho tuyas, pero que todavía tienen ese punto todavía más de banda sonora, más épico.

Habéis introducido 3 bonus tracks. ¿Cómo habéis seleccionado los temas?

Carlos: Hemos elegido canciones, en el caso sobre todo de Náufrago y Superbia, de esta última época, para ver cómo respiraban y cómo se enclaustraban dentro de un proyecto tan ambicioso como era este. Y todavía han crecido más. Elegimos también ‘El hombre de hielo’ porque es una canción que nos acompañará siempre y que está presente en todos los directos, que marcó un momento muy épico en nuestra carrera. Queríamos completarlo con esas canciones, dándole forma, sin que quitara protagonismo al Paradysso, pero como un regalo extra.

Cayó por su propio peso porque eran canciones que estaban en el repertorio, que tenían la facilidad de poder volverse a grabar a nivel contractual incluso, y fue muy sencillo.

Volviendo a la sinfónica, ¿cómo ha sido la relación con ellos en este proceso?

Carlos: Fue de una forma bastante fácil porque ellos se prestan a hacer muchas cosas diferentes. Tuvimos la suerte de estar en ese concierto en el que estaba Pablo, de Ilegales, presentaba Pablo Carbonell… Es muy interactiva y le gusta mucho viajar, estar con la gente. Entonces, dijimos “se va a prestar”. Cuando les propusimos el proyecto, es que no dudaron en estar ahí. Tanto para el director como el arreglista fue un regalo. Ha sido todo muy fluido y muy dinámico. Nos iban mandando canciones, las íbamos arreglando en el local, se las volvíamos a mandar… No hemos discutido nunca, y eso no sé si es bueno o malo, pero funcionó de esa manera. Le han dado la intensidad y la fuerza que las canciones merecían.

A nivel de producción, ¿ha habido dificultades añadidas?

Manu: Muchísimas. Si ya es difícil grabar un disco de Sober, que todo lo que hace tiene una calidad buena, y esta vez le sumas 50 músicos más, es más complicado todavía. Nos subimos incluso un fin de semana a Oviedo para grabar la orquesta. En lugar de hacerlo con ambientes, queríamos que cada instrumento tuviese su micro para que a la hora de mezclarlo e integrarlo en Paradysso se hiciese de la mejor forma posible, porque si subías los chelos se perdían un poco los clarinetes… Era muy complicado, una pelea constante. El ingeniero lo ha pasado mal porque ha sido muy difícil, pero con trabajo y con esfuerzo se ha sacado un disco de Sober muy épico, que escuchas entero y no parece un disco de hace 15 años.

En febrero hicisteis una presentación en directo. ¿Cómo fue ese momento tan especial?

Manu: Fue impresionante, muy emotivo y con muchos nervios. Había mucho de todo. Mucho trabajo de ensayo, de organización porque no era un evento fácil de organizar, pero sobre todo emotivo. Cuando termina el concierto, llegas a casa o incluso al día siguiente y piensas en lo que se ha vivido, es muy emotivo. En mi caso, siendo fan de la banda, verte años después regrabando el disco fue muy emocionante y no te das cuenta hasta que no ha pasado todo, por los ensayos, la grabación… Se va juntando una cosa con otra. Cuando te paras un poco a pensar valoras todo lo que ha sido.

Visto el éxito de la presentación en Madrid, ¿entra en los planes de Söber otro concierto de este tipo?

Carlos: La respuesta es un sí enorme. Cuando tuvimos la oportunidad de hacer esto en el Palacio de Congresos vimos que la gente había conectado con nosotros y lo que intentamos hacer fue contactar con las orquestas de muchos sitios para poder ir con esas partituras a muchas capitales y a muchos lugares donde a lo mejor no te plantearías ir, pero de repente hay ese teatro o ese auditorio donde la orquesta o nosotros podemos hacer algo diferente. Uno de los que ya hemos anunciado será en el Rock Fest de Barcelona, en el escenario con Kiss. Todo el show será sinfónico, que es una apuesta arriesgada por parte del festival porque hay poco cambio entre grupo y grupo, pero estamos planteándolo todo para que sea rápido y sea eficaz. Estamos ensayando con la orquesta de Barcelona, porque nos encantaría poder llevarnos a la OCAS, pero al final, también así nos involucramos a nivel local y cogemos la esencia de cada sitio. Ya estamos cerrando Murcia, Valencia, Pamplona y muchos sitios. Yo creo que la gente va a reaccionar de una manera positiva porque se sale un poco de lo que es el concierto típico, ya que al estar sentado disfrutas de las canciones de otra forma. De repente llegas con una propuesta diferente y es algo que la gente aprecia y valora.






 
 

 
Z! Live Rock Fest

Z! Live Rock Fest, el 18 de junio en Zamora

La zona norte de España empieza a hacerse fuerte en el panorama festivalero y prueba de ello es el Z! Live Rock, un nuevo festival dedicado al rock y al metal que se celebrará el 18 de junio en el Auditorio Ruta de la Plata d...
por Rock You Babe
0

 
 

Prohíben la entrada a Sôber en Venezuela

La banda española Sôber, que se reunió en 2010 tras un parón de varios años, ha tenido que cancelar este fin de semana los conciertos que pretendía dar en las ciudades venezolanas de Caracas y Valencia. La promotora Last ...
por Rock You Babe
2

 




0 Comentarios


¡Sé el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *