Rock You Babe | Music is our life!

Rock You Babe
Music is our life!



Entrevistas

30 noviembre, 2019

Lujuria: «Hasta que la juventud no vuelva a las guitarras eléctricas, está perdida»

Más artículos de »
Escrito por: Rock You Babe
Etiquetas:
Lujuria

A punto de cumplir 30 años en el mundo de la música, Lujuria ha demostrado seguir en pleno estado de forma con su último trabajo, ‘Somos Belial’, que empezará a presentar a partir de enero por múltiples ciudades de España, acompañados de bandas noveles a las que quieren dar así una oportunidad para abrirse camino en el sector.

Hablamos con el incombustible Óscar y con el guitarrista Nacho de Carlos, quien también ha participado en la producción del disco.

Han pasado cuatro años desde el último trabajo. ¿Cómo ha sido para vosotros este tiempo?

Óscar: Cuando acabamos el anterior LP, nuestro guitarra fundador empezó a tener problemas de salud. Tiene seis hernias discales y ya la guitarra no la puede ni sujetar. Esta banda nació de la amistad y nunca quisimos decirle que se tenía que ir, pero un día estábamos en un concierto y al acabar, rompió a llorar y nos dijo que no podía seguir.

Nos pusimos a buscar guitarristas y el primero con el que trabajamos fue Fran Soler, que me encanta. Le llamamos, porque teníamos conciertos firmados y había que hacerlos, pero nunca le entramos para que fuera parte de Lujuria. Cuando dimos el último concierto, me dijo: «¿No te he gustado?», y le dije: «Me has encantado, pero si alguien está en otro grupo, nosotros no le entramos». Luego Santelmo se separó y podríamos haber aprovechado, pero no queríamos aparecer en la escena como que fuimos los que precipitamos la separación.

Contactamos después con Manuel Seoane, con quien hicimos el EP ‘Esta Noche Manda Mi Polla’, pero por aquel entonces le entró Bürdel King y luego acabó siendo de Mägo de Oz. Hay otros grupos que no tienen la misma filosofía que nosotros. Eso nos rompió otra vez el ritmo y tuvimos que buscar otro guitarra, Nacho De Carlos, que ha sido productor del disco.

Inicialmente, este disco iba a ser una continuación del EP…

Cuando empezamos a trabajar con Manuel Seoane en el EP, salían cosas muy fluidas, letras muy divertidas… Pero no podemos ser los eternos adolescentes, quería que tuviera alguna parte seria. Como Manuel nos deja, la línea compositiva no iba a ser la misma. Entonces era mejor dejar aquello como una rareza que hicimos con Seoane, de la que estamos muy orgullosos y le agradecemos mucho su paso por Lujuria.

Ahora tiene que haber un disco nuevo con otro guitarrista nuevo, con otra filosofía y con temas nuevos, algunos más humorísticos y otros más serios. Utilizar aquello que no iba a tener continuidad no nos pareció bien.

Los grupos cuando empiezan tienen que estar constantemente en cocina: sacar disco cada año o año y medio, inventarse un single o un vídeo, sacar un EP… Nosotros llevamos 29 años. Un grupo con esa trayectoria no puede manchar una carrera sacando trabajos precipitados, porque la inspiración se ha ido gastando. Tienes que esperar a que el disco venga a ti, no ir a buscar tú el disco. Hay grupos que llevan 30 años, sacan disco, pero vas a su concierto y tocan lo de siempre. ¿Para qué han sacado disco nuevo? ¿Para poder justificar que tocan, pero luego ni lo tocan? Los grupos con una trayectoria tienen que hacer discos que sean dignos. Si no, están cavando su tumba.

¿Por qué elegís como título ‘Somos Belial’. ¿Qué queríais decir con ello?

Óscar: Belial es el primer nombre que se le da al que ahora llamamos Satán. Aparece en todas las escrituras sagradas y era aquel ente que ofrece al ser humano disfrutar de la vida y los placeres, no atenerse a mandamientos, ser libre. El ser humano se da cuenta de que para controlar a otros tiene que meterles miedo y se inventa la religión, que no es el opio del pueblo, sino la atadura del pueblo, que es peor. Te obliga a seguir un camino que si no sigues te lleva a un castigo. Y va a ser precisamente este Belial, que era tu amigo, el que te va a castigar, porque tiene un infierno.

No tiene ningún infierno, no existe. Belial sólo le dijo al hombre que fuera libre, pero el hombre tuvo miedo, prefirió la seguridad y un Dios que le marcara el camino.

Yo quería contar esta historia y hacer un paralelismo con el metal, que no está en sus mejores momentos. Y no lo está porque no somos Belial. Nos hemos vuelto a acomodar, hemos dejado que el heavy metal deje de tener un mensaje. Nos hemos convertido en un producto. Ahora somos carne de festivales. Igual que la sociedad, que está en un momento crucial. Tiene que tomar una decisión clara: o ser Belial ahora o ser esclavo el resto de la historia de la humanidad. Tenemos que ser Belial en el heavy y en la sociedad. O es ahora o después no habrá tiempo.

Habéis hecho algunos cambios en la producción para encontrar un sonido “menos procesado”. ¿Cómo ha sido el trabajo en este sentido?

Óscar: Nacho es un guitarrista que siempre me ha gustado. No le conocía como músico completo, pero a raíz de estar con él y por el libro que ha publicado, que ha sorprendido a propios y extraños… ¿Cómo no va a producir el disco alguien con esos conocimientos?

Nacho: Yo trabajaba en el estudio Calle 58, sabía cómo trabajaban y había un ambiente supersano. Se lo propuse a ellos, confiaron en mí y yo creo que al final nos hemos alegrado todos. Vieron que no mentía, que no era algo que me interesaba a mí sino que era por el bien de la banda. La idea del sonido fue clara. La música tiene que tener matices, tiene que tener dinámica. Que unos golpes suenen más altos que otros, que a veces se baje un poquito más la intensidad, que suba. Eso se estaba perdiendo de un tiempo para acá.

Todos los grupos que se lo pueden permitir masterizan con Mika Jussila y te mandan una producción que la pones y te tira de espaldas. Pero es porque te están poniendo todos los colores en primer plano, con lo cual ya lo has visto todo. A los cinco minutos ya está todo en tu cabeza y a los diez yo estoy saturado de escuchar ese tipo de producciones. Hay grupos a los que les viene bien, pero no a la mayoría. Y la mayoría lo hacen así. Se rebajaron 7 db en la mezcla final, pero los matices siguen en el ADN. Le puedes subir voz hasta que te reviente la cabeza, pero a diferencia de otras producciones, sí que lo sientes.

Era peligroso hacerlo ahora, porque el oído de la gente lo que espera es lo otro. No a todo el mundo le va a convencer, pero cada grupo tiene luchar por lo que cree. Si todos hacemos lo mismo, esto sería Los 40 Principales. Yo creo que el heavy se caracteriza por hacer las cosas diferentes y últimamente las hacíamos todos igual. Cada grupo tiene que tener su identidad.

Para vuestro último vídeo, habéis elegido ‘El Amor Está En El Aire’, con una letra muy particular. ¿Cómo surge esta canción?

Óscar: Trata de una fábrica de Viagra que se pone en un pueblo de Irlanda y que cuando empieza a funcionar, el humo no contamina precisamente las cosechas sino que hace que haya otro tipo de cosechas: niños, cachorros de perro, gatos, vacas…

Si analizas la letra y le das una segunda vuelta, en realidad está criticando la pobreza del ser humano, porque ningún animal necesita viagra para hacer el amor con su pareja. ¿Tan mal estamos a nivel de censura, de mentalidad, de alimentación, para no poder hacer lo que se supone que más nos gusta? La hemos elegido porque es un canto a la hipocresía.

Al final del disco, incluís una versión de los Ángeles del Infierno. ¿Por qué?

Óscar: En todos los discos, hemos hecho una versión de un clásico al que queremos rendir homenaje. Yo creo que ya tocaba Ángeles del Infierno, que fueron los primeros que triunfaron a nivel internacional. Tanto es así que emigraron a México y han estado viviendo de la música holgadamente por Latinoamérica. Aquí igual nos hemos olvidado un poco, pero fueron un baluarte tan grande como Obús. Sin embargo, todo el mundo habla de Barón Rojo y Obús.

Queremos reivindicar su figura y esta canción me parecía ideal para cerrar el disco. El último mensaje que te queremos decir es ese: “Es el principio del fin… ¿O es el fin del principio?” En el año 84 ya te están avisando y ahora ya es evidente. A lo mejor el fin del mundo ya ha empezado y no nos estamos dando cuenta.

Nacho: Es un tema muy directo que tiene muy pocos movimientos de acordes. Te mantiene siempre el mismo, luego tiene un pequeño cambio… Le hemos añadido acordes para que cogiera más profundidad. Varía muy poquito a la hora de escucharlo, pero si te metes en los matices sí que la voz va corriendo por ambientes diferentes, respetando la misma melodía. Hemos añadido coros para que fuera un poquito más melódico. Es fiel a la original, pero con algún que otro retoque que pensábamos que le podía ir bien.

Decías recientemente que no corren buenos tiempos para las actuaciones en sala. ¿Cómo ves el panorama actual en este sentido?

Óscar: Mira, la primera piedra que nos tiramos a la cabeza fue cuando consentimos que los menores no entraran a los conciertos. Yo siempre cuento que cuando con 13 años vi a Asfalto, dije “esto es lo que yo quiero”. Los chavales (ahora ya sí) no podían ir a los conciertos y esa ilusión que se les iba a despertar con esos 20 euros, se los gastaban en el parque con los amigos o en un botellón. Porque es que no pueden entrar en la sala, no se puede fumar… No sé, ya nos van a poner un detector de metales. Con todo esto se empezó a perder el amor a los conciertos.

Otra cosa que ocurre es que a todos los heavies lo que les gusta es tener un grupo. Entonces, unos grupos no van a ver a otros porque quieren que ese grupo caiga para ser ellos los que suban. Si todos tenemos grupos, apoyémonos. Cuando no hay gente en las salas de Madrid, yo siempre pregunto lo mismo: «¿Cuántos grupos puede haber en Madrid? ¿1.000? ¿Cuántos miembros puede haber en el grupo, cuatro o cinco?» Vamos a poner cuatro. Si cada vez que hay un concierto de tu música, que se supone que te gusta, fuéramos los músicos… Ya aunque quites a todos los que están tocando el mismo día… Hay 2.000. ¿Por qué me encuentro 80 personas en una sala? ¿Dónde están los otros 1.920? ¿Llorando porque no van a su concierto, pero ellos no van a los de los demás? Yo creo que las salas se tienen que volver a poner de moda. Son como el restaurante gourmet. Los festivales son como el supermercado. Tengo todo, pero no he visto nada.

He visto en vuestras redes sociales que habéis hecho un llamamiento a bandas que quisieran participar en la gira.

Óscar: En esta gira vamos a apostar por las salas y por las bandas noveles. Hemos hecho un llamamiento para los grupos que quieran participar en los conciertos de Lujuria y en dos días nos han escrito mogollón de grupos, incluso de sitios donde no tocamos. La filosofía es dar a conocer a grupos en su ciudad, que ni la ciudad conoce. Eso no pasaba antes. Nosotros metíamos más gente con la maqueta que con el tercer disco. Toda Segovia sabía de nuestra existencia y donde tocáramos, venía todo el mundo. Vamos a volver a apostar por eso.

Ahora hay muchos grupos grandes que pensarán que qué buena idea. Hazlo tú también. Ni Lujuria se va a enfadar ni os va a acusar de copiotas ni tenemos la idea registrada. Si miras quién toca con Lujuria, elige tú a otros dos. Es más fácil juntarse con tres grandes y montar un festival grandote para asegurar asistencia, pero hay que arriesgarse. La idea está ahí para quien la quiera.

Te quería preguntar por último, Óscar, por tu participación en la serie ‘Rocanrol’.

Óscar: Este proyecto nace de Miguel Rix. Él quería volver a poner el rock ‘n’ roll en la juventud. Yo opino como él. Hasta que la juventud no vuelva a las guitarras eléctricas, la juventud está perdida. Y si la juventud está perdida, el mundo está perdido. Ahora tienen mensajes de competitividad, de abuso sexual, de machismo, de capitalismo. No es gracioso. Eso fue un error del heavy en los 80. Tuvimos un tinte machista, pero lo supimos corregir.

Los primeros videoclips eran con tías en bikini, parecidos a los de ahora del reggaeton. Lo que no puede ser es que ahora vuelva otra vez esta moda. Ahora el mundo es feminista, ahora el mundo no está por el capitalismo salvaje. Nos embarcamos en esta aventura, otra vez con el humor por bandera, pero con mensajes serios.

Además, lo quisimos hacer con músicos de verdad. Nos daba miedo que la vieran y dijeran: “de puta madre, pero de este va a hacer Bardem con peluca, de este Mario Casas con la chupa de cuero…”. Se puede ver hasta el quinto capítulo en la página web, donde hay que hacerse socio. Si la suscripción da como para hacer otra temporada, haremos otra. Y si no, habrá sido otro intento más para que esto cambie de rumbo y volver a apostar por el rock, que ya no es machista, que ahora es ecologista, que ahora es feminista.






 
 

 

Lujuria prepara su próximo trabajo

Lujuria editará el día 4 de octubre su nuevo disco, ‘Somos Belial‘, uno de los que más trabajo y esfuerzo les ha costado en toda su carrera, según explican desde Calle Underground. Editado por Maldito Records, e...
por Rock You Babe
0

 
 
Lujuria

Los parados podrán entrar gratis al concierto de Lujuria en Madrid

Esta semana llegaba al e-mail de Rock You Babe una noticia fantástica. Si estás en el paro y quieres acudir al concierto que ofrecerá Lujuria en la Sala Caracol el 11 de abril, estás de suerte. Gracias a la iniciativa que h...
por Rock You Babe
0

 

 
Lujuria

Lujuria vuelve con «Esta Noche Manda Mi Polla»

Con este título tan potente, presenta Lujuria su nuevo disco. Se trata de un EP de cuatro canciones grabado en el estudio Traste Cero (Torrejón de Ardoz, Madrid), que regalarán a todos los que compren una entrada para alguno...
por Rock You Babe
1

 
 
Leyendas del Rock

Obús, Mojinos Escozíos y Leo Jiménez estarán en el festival Leyendas del Rock 2013

Los días 8,9 y 10 de agosto se celebrará en el Polideportivo Municipal de Villena (Alicante) la VIII edición del festival Leyendas del Rock. Las entradas, a 40 euros, ya están a la venta, pero os recordamos que en este even...
por Rock You Babe
2

 



0 Comentarios


¡Sé el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.